miércoles, 9 de noviembre de 2016

Premio Ciudad de Cartagena de Novela Histórica 2016

Iba yo de camino al trabajo cuando recibí una llamada inesperada. Se trataba de uno de los organizadores del Premio Ciudad de Cartagena que, tras los saludos cordiales, me comunica que he sido elegida para ser el próximo premio de Novela Histórica de esta ciudad. Lo confieso: al principio creí que se trataba de una broma. Después de preguntar como unas cinco veces "¿lo dices en serio?", empecé a pensar que, efectivamente, iba en serio. En aquel momento me asaltaron las alarmas: "¿Yo?" "¿Por qué?" "¿Qué he hecho para recibir semejante reconocimiento?" Y entonces me vino una idea muy clara a la mente; no era yo, era la historia de Nour y Sam. Enseguida me di cuenta de que yo no era merecedora de ese reconocimiento, pero mis personajes y lo que representan sí que lo son.

Es por esa razón por la que he dedicado y dedico este galardón a las almas inocentes del pueblo sirio. A mis hermanos refugiados, a todos esos niños y niñas que han nacido y vivido en una guerra en la cual nunca pidieron estar. A todas aquellas madres que ven como la vida de sus hijos se evapora en la nada, sin futuro, sin esperanza. A todos esos hombres que han tenido que renunciar a sus hogares y sus trabajos por pura supervivencia. A todos aquellos inocentes que, por cruzar un mar, pierden la vida en el intento. Este premio va dedicado por entero a ELLOS.

Muchas gracias por la confianza que los lectores han depositado en mí. Solo espero haberles llegado al corazón con esta historia.